¡Qué noche!

Gran concierto el de este sábado, noveno de Abono A de la Orquesta de Extremadura, bajo la batuta de su director titular, Jesús Amigo. Empezó algo tarde, con la gente haciéndose la remolona a la hora de ocupar sus asientos, y con la claridad de la tarde entrando por el techo traslúcido del auditorio dando un ambiente magnífico. El concierto empezó con la Obertura Hermann y Dorotea de Schumann. La obertura tiene como tema central La Marsellesa y su viveza se aprovechó perfectamente del ambiente más luminoso del auditorio (cosa de la estación).

Continuó la primera parte con el Doble concierto para violín y violonchelo op. 102 de Brahms. Como solistas teníamos al chelista italiano Umberto Clerici y a la joven y menuda violinista americana Caroline Goulding. Era la cuarta vez en este año que los dos solistas se las veían con este concierto (Michigan y Ontario en febrero y el de Cáceres el viernes), y los dos lo ejecutaron con una gran compenetración. Este concierto de Brahms no será de los más llamativos que podamos encontrar, ni de los más famosos, pero el sábado estos dos jóvenes nos mecieron con su sonido, arropados en todo momento por la orquesta.

En la segunda parte tuvimos la Sinfonía nº 5 de Dvorak. Por si nos quedaba dudas de que la Orquesta de Extremadura tenía una buena noche, tuvimos a Dvorak. Contrastando con la solemnidad de Brahms, tuvimos a Dvorak. Una obra con fuerza, de las que se le dan bien a Amigo, y un sonido limpio, muy hermoso. Una segunda parte que remató un gran, gran concierto. Una noche para reconciliarse con la Humanidad y sentirse feliz de estar vivo. Quiero más noches así.

Por otra parte, y cambiando de tema, van a tener que anunciar la «alineación» antes de los conciertos, como en los partidos. Así, por ejemplo, nos faltaban Esteban Morales Víctor Segura (tengo que limpiarme las gafas antes de los conciertos) y Miguel A. Rodríguez y estaba Lorena Corma sin acreditar. Víctor Segura se encargó esta vez de los timbales y me dejó preguntándome «¿los timbales se desafinan con tanta facilidad durante el concierto o los percusionistas de la Orquesta de Extremadura son así de suyos?».

Esta entrada ha sido publicada en Música.

4 comentarios para “¡Qué noche!

  1. Estimado amigo,
    Soy Esteban Morales, timbal-solo de la Orquesta de Extremadura, te escribo porque creo que te confundiste en tu comentario del articulo del concierto 9 de abono de la orquesta.Soy yo el que tocó los timbales y no Víctor Segura, de hecho mi compañero este programa no tocó por problemas familiares, te pudo confundir porque yo también toqué la percusión en la primera parte, exactamente la caja en la obertura.En cuanto a tu comentario de la afinación de los timbales te puedo decir que las notas van cambiando continuamente y entonces hay que revisar cada vez la nota que se cambia,a esto se une la modificación de la afinación que la orquesta va sufriendo a lo largo del concierto, en la que influyen muchos factores como el calor, las dinámicas….De todas formas yo soy muy pesado con este tema…
    De todas formas hay que advertir al diseñador de los programas de mano que verifique bien la lista de músicos porque últimamente está habiendo muchos fallos.
    Por último me gustaría felicitarte por tu blog y las críticas a la orquesta, es muy gratificante que se haya creado en Badajoz tanto público amante de la música clásica y de su orquesta.
    Muchas gracias.
    Un saludo.
    Esteban Morales.

  2. ¡Qué vergüenza! La confusión me vino durante el Concierto de Brahms, creo que por la luz del escenario aunque, a estas alturas del año, eso no es excusa. Lo dicho, tengo que limpiarme mejor las gafas antes de los conciertos. Mis disculpas. Espero que lo de Víctor Segura no haya sido nada grave.
    Gracias por pasarte por aquí y leerme. Os merecéis que alguien que no tenga un oído enfrente del otro (y que no esté medio sordo, y a ser posible con algo de educación musical) comente vuestros conciertos, pero no logro timar a nadie para que se haga cargo de esta pequeña entrada, ni encuentro por Internet nadie más que lo haga, así que me temo que me vas a seguir encontrando por aquí los lunes después de concierto. Con más meteduras de pata como ésta.

  3. Me confieso merecedora del rapapolvo, yo también confundí a Esteban Morales con Víctor Segura, creo que la miopía me afecta más de lo que debería.

    Lo siento mucho.

    Por cierto, enhorabuena a la Orquesta de Extremadura por el gran trabajo que hace.

  4. No os preocupeis…no pasa nada!!!!! es normal, con la distancia a veces se confunden las caras.
    Espero que sigáis escribiendo ya que para nosotros es muy interesante saber la opinión de lo abonados.
    Saludos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.