Arcano IIII – El Emperador (II)

Situación en 1244

El Emperador es una sombra de lo que fue. Los problemas internos, los enfrentamientos con la Emperatriz y las órdenes militares y la cruzada contra Bizancio de 1204 han acabado con el empuje del Arcano. La falta de dos Pater Imperator y el enfrentamiento prácticamente abierto entre otros dos han dejado al Arcano al borde del caos.

Imperio de Occidente, Uzbia

Uzbia, el Pater Imperator, lleva más de 80 años en paradero desconocido. Se sabe que está en estasis, pero no dónde se encuentra esta. Con él desaparecieron el cónsul de la región de las Galias y varios altos cargos de confianza. Le sustituye el pretor de la provincia de Francia, Ephram, que salió elegido Imperator de forma imprevista. Ephram está intentando convertir el Imperio de Occidente en una monarquía feudal, con un Pater Imperator débil a merced de los pretores. Quiere eliminar el rango de cónsul y las regiones y, en la medida en que se lo permiten sus atribuciones, lo está consiguiendo. Está expandiendo la provincia de Francia para hacerla coincidir con las fronteras del reino humano de Francia, a costa de las otras provincias de las Galias. Pese a las protestas de sus respectivos pretores, el rango actual de Ephram y la falta del cónsul de la región provoca que poco puedan hacer para resistirse. La provincia del Languedoc, la más castigada, ha quedado reducida a la sede de Toulouse.

Hispania es el principal apoyo de Ephram. El cónsul de la región era el propio Uzbia, que también gobernaba sobre la provincia de Cartaginensis. El apoyo de los demás pretores a Ephram venía condicionado a una reforma de las provincias hispanas, que coincidían con las provincias romanas de Diocleciano (Bética, Lusitania, Cartaginensis, Gallaecia y Tarraconensis), para ajustarse a los reinos actuales. Mejor dicho, a los reinos existentes a finales del siglo anterior. Las Navas de Tolosa y las conquistas siguientes han cambiado muchas fronteras y los pretores están enfrentados entre los que quieren ampliar sus fronteras siguiendo las de “sus” reinos y los que no piensan ceder terreno.

Britania es la única provincia consular del Imperio y, tal y como están las cosas, aporta el único cónsul activo del mismo. La provincia controla todas las islas británicas, pero hay varios propretores que quieren dividirla en provincias que se ajusten a los reinos humanos. Ephram los apoya tibiamente, usándolos como chantaje para que el cónsul britano se pliegue a sus deseos.

Germania es la última región del Imperio de Occidente, la más débil de todas. Sin embargo, su cónsul, Hrisleah, es un nephilim muy apegado al poder y el que más rápido comprendió las intenciones de Ephram. Sin darle tiempo a que consolidara su poder en la región, Hrisleah depuso a los pretores que habían votado por Ephram, sustituyéndolos por gente de su confianza. Como lo que hizo es totalmente ilegal, se separó del Imperio, declarándose independiente. Desde entonces, su poder ha seguido declinando y ahora la región de Germania es una colección de refugios sin influencia sobre los humanos: todo el centro de Europa es feudo de la Emperatriz.

Imperio Romano, Endymythalion

Endymythalion, otro de los Pater Imperator originales y otrora gran amigo de Uzbia (ambos fueron discípulos de Seqenenra, pero su amistad empezó a agriarse cuando Ethiel eligió servir a Uzbia, allá por los tiempos de Jesús), dirige su Imperio con mano de hierro. Domina todo el sur de Europa y el Mediterráneo. Por primera vez en mil trescientos años, Endymythalion ha dejado de pensar en Roma y la guerra secreta que se cuece bajo ella para disputarle los restos del Imperio Bizantino al Egipto de Tatharondi.

Está dividido en cuatro regiones, Roma, Nápoles (que incluye la isla de Sicilia), los Alpes (Lombardía, todos los Alpes y Verona) y la Marca oriental, que se extiende al otro lado del Adriático, desde la Marca de Carniola al norte hasta Macedonia y el protectorado de Bulgaria, estas dos provincias del Imperio Bizantino hasta 1204, al sur y al este.

Además de las regiones, tiene tres provincias consulares que coinciden con las tres repúblicas marítimas, Génova, Pisa y Venecia (la provincia de Amalfi fue disuelta a finales del siglo XII). Venecia es la niña mimada, mientras que Génova, al igual que Córcega y Cerdeña, es el destino de los críticos con el Pater Imperator.

Imperio Bizantino, Kirkjabyr

Antaño poderoso, la cruzada de 1204 lo hizo añicos. La sede principal fue arrasada, su Pater Imperator desapareció en la confusión, quizás capturado por las sociedades secretas. En los años siguientes, la mayor parte de sus sedes y refugios fueron asaltadas por los humanos o tuvieron que ser abandonadas. Muchos de sus miembros han caído prisioneros del Temple, el Hospital de San Juan o los rosacruces. Ahora, no es más que un despojo por el que pelean sus Imperios vecinos.

El Imperio carece de estructura: la cadena de mando ha sido destrozada. Los pretores y los cónsules que eludieron el ataque de las sociedades secretas pidieron ayuda a los Imperios vecinos y, cuando quisieron darse cuenta, sus provincias y regiones habían sido absorbidas por estos y, en varios casos, ellos sustituidos por agentes de confianza. Muchos adeptos que residían en el Imperio huyeron en los primeros meses tras la caída de Bizancio, dejándolo sin los propretores y procónsules que podrían haberlo levantado. Sólo quedan un puñado de tribunos y centuriones manteniendo sus sedes e intentando organizarse.

Egipto, Tatharondi

Uno de los Imperios asignados a los Proveedores de Espíritu y el que más Pater Imperator ha tenido (tres). Egipto domina desde Túnez al Yemen y desde la tercera catarata del Nilo al Líbano, aunque ahora está apropiándose de las provincias bizantinas de Asia Menor. Su principal problema son los enclaves cristianos de Tierra Santa y la presencia de las órdenes militares. El Imperio está evitando el enfrentamiento directo con las sociedades secretas, pero ayuda con dinero, suministros, refugios e información a la Torre.

Imperio Persa, Kamlesh

El segundo Imperio de los Proveedores de Espíritu se desentendió de los otros Imperios hace más de mil años. Se extiende desde Bagdad al valle del Indo y sus planes futuros pasan por infiltrarse entre los mongoles y en China. Controlar a los mongoles para Kamlesh es pura necesidad: los ve como una fuerza capaz de destruir imperios y provocar un retroceso de la civilización humana mayor que la caída del Imperio romano. Sin embargo, en China ve el futuro de la humanidad, la civilización que dominará toda Europa y Asia.

Relación con los otros Arcanos Mayores

El Emperador mantiene una relación amistosa con la mayoría de los Arcanos Mayores. La Sacerdotisa y la Templanza, especialmente, reciben un fuerte apoyo del Emperador y no es raro ver bibliotecas de estos Arcanos patrocinadas y protegidas por el Emperador, como puede ser el caso de las hermetecas de Adarán en Jerusalén y Oxford. Por el contrario, mantiene con la Emperatriz una tensa rivalidad que en más de una ocasión ha llegado a las manos. Para muchos, dos Arcanos complementarios como son el Emperador y la Emperatriz deberían colaborar para el bien de los nephilim, pero parece que los nephilim pueden ser tan competitivos como los humanos. La relación con el Sumo Sacerdote es más complicada: en algunos casos el Emperador usa al Sumo Sacerdote para conseguir poder sobre los humanos, en otras ocasiones es la Emperatriz quien se aprovecha del Sumo Sacerdote y, tras el auge de las religiones monoteístas, es el Sumo Sacerdote quien suele buscar poder para sí mismo, enfrentándose a los otros dos.

Al ser un Arcano que busca el poder sobre los humanos, está enfrentado con las sociedades secretas humanas (si exceptuamos el tiempo del Pacto Olvidado). Por ello, suele apoyar con recursos e información las operaciones de la Torre y la Fuerza. En general, cualquier nephilim sabe que, ante un problema, siempre puede contar con la ayuda del Emperador. Y también contar con que, algún día, se cobrarán el favor.

Miembros conocidos

Por supuesto, los que ya hemos comentado. Los ancianos: Seqenenra, faraón y fundador. Kirkjabyr, amigo de tiempos pretéritos. Uzbia y Endymythalion, discípulos de Seqenenra. Y los jóvenes: Yaltaka el advenedizo, Guardián del Grial y discípulo de Jesús; Ethiel, su mano derecha. Eprham, Imperator y pretor de Francia y la gárgola, su guardaespaldas. Ezequiel, cónsul de Génova. Nalen, el último mono del Imperio Bizantino, centurión de Bizancio.

Deja un comentario