Nodame cantabile: Paris

No podíamos sobrevivir mucho tiempo sin saber qué fue de Nodame y de Chiaki. En otoño de 2008 Nodame cantábile: París acababa con nuestro mono en forma de serie corta (11 capítulos), con nuevos personajes, nuevas situaciones absurdas y más música. A la batuta estaba esta vez Chiaki Kon (Junjou romantica) y quizás sea por esto que esta segunda temporada no llega al nivel de la primera. Pasa rápida, con sensación de estar acelerada, y no sé si por esta razón o porque en el manga esté así, los nuevos personajes aparecen, con pocas excepciones, apenas esbozados y muy desaprovechados.

El Yakitrio
El Yakitrío (Nodame, Kuroki y Paul Dubois)

Nodame (Ayako Kawasumi) y Chiaki (Tomokazu Seki) llegan a París, el uno queriendo iniciar su carrera como director, la otra a estudiar en el Conservatorio. Comparten residencia (propiedad de la familia de Chiaki) con tres pintorescos estudiantes: el otaku Frank (Shintaro Asanuma), la exuberante rusa Tanya (Shizuka Itou, Nadie) y el chino Yunlong (Satoshi Hino, Kouchi), uno de los personajes más desaprovechados de la serie. Chiaki participará en un concurso de dirección, donde se encontrará con un alumno del maestro Viera, irá de gira y francachelas con Stresemann y se enfrentará a su primera orquesta profesional, con un hueso de concertino. Nodame, por su parte, se las verá con el peculiar profesor Auclair, el idioma, los celos y su inseguridad (ah, la hermosa pianista Son Rui, Sayaka Rika Harada Ohara), hará amigos pintorescos, como el grandullón Paul ¡No! Dubois (Makoto Yamasura, Suyama). De los compañeros de la primera temporada sólo repite Kuroki, el del oboe, perdido en París hasta que encuentra a Chiaki y a Nodame.

La serie está bien, pero no llega a la altura de la primera. Va acelerada (el concurso de dirección, por ejemplo, pasa casi sin que nos demos cuenta), le falta garra, tiene algunas escenas frías y torpes y unos muñegotes horrorosos en varios de los conciertos. No significa que sea mala, sólo que no es una maravilla como la anterior. Ahora la pregunta es si la tercera temporada irá por estos derroteros o volverá al nivel de la primera.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja un comentario