El Ícaro — Land O’ Carl Risian

La isla del carl Risian, nombre dado por un viajero de otro mundo de casaca roja en su extraña lengua. A Risian le hizo gracia el nombre y se lo quedó en pago por arreglar el reloj de bolsillo del extranjero.

En sus orígenes era una pequeña isla basáltica, muy compacta, con una trayectoria estable al noroeste de la Arcadia. Los atlantes del Segundo Imperio la convirtieron en una base de avanzada durante la guerra contra los elfos oscuros. Modificaron su morfología con obras a gran escala que le dieron una superficie plana de planta elíptica y extremos en punta, quedando sus dimensiones en 400 metros en su eje mayor por 200 en el menor y 150 de altura. Una plataforma artificial de hormigón de 25 metros de altura formaba el borde de la isla y actuaba como cintura acorazada y anclaje de los muelles de atraque. El interior fue ahuecado, para crear un búnker de varios niveles. En superficie sólo sobresalían las dos torres artilladas con gruesos cañones navales.

Fue rebasada por el avance élfico y nunca entró en servicio. Durante la guerra contra la Máquina fue utilizada de forma intermitente como puesto de escucha. La gran hecatombe de Mibalín que destruyó la Atlántida la arrastró hacia poniente, causándole también graves daños y contaminándola radiactivamente.

Con el tiempo, estabilizó su ruta sobre la zona central de las Grandes Llanuras, volando apenas a 400 metros sobre el suelo, y volvió a ser habitable, pero al ser tan pequeña y de recursos tan limitados ha sido poco visitada, sin colonizadores estables. La Máquina, siempre vigilante con los restos atlantes, ahuyentó a los posibles saqueadores.

Hace ocho años que Risian la reclamó, estableciéndose con un pequeño grupo de humanos y de dvergar libres renegados. Hicieron de ella su hogar, un puerto neutral, un punto de encuentro en mitad de las Grandes Llanuras donde se dan cita los pueblos de oriente para comerciar y hacer tratos. Y también un astillero que produce los mejores motores de claudia del mundo humano: motores de alta presión para gran altitud, como el utilizado en La Perla de Svala Ojos de Hielo o los nuevos motores de doble circuito independiente alcohol/agua, tecnología no vista en cien años y que pone un clavo más en el ataúd de la próxima generación.

Hoy día los muelles han desaparecido y la cintura acorazada presenta grietas y se han desprendido secciones enteras. Han desaparecido también las cubiertas de los diques y sus elevadores. Las torres han quedado semiocultas por los sedimentos traídos por el viento y ha crecido, entre ellas, un bosquecillo que es cuidado por los lugareños. La población de la isla está formada por doscientos adultos, de los que un tercio son enanos, y casi un centenar de niños. La isla es tan pequeña que todos los suministros (agua, provisiones y materiales) deben obtenerse del exterior, ya a cambio de sus motores y barcos, ya obteniéndolos directamente de tierra firme o del comercio con las tribus de las llanuras.

Lugares

Casi todos los restos atlantes de la isla están bajo tierra y tienen el acceso restringido, pero hay bastantes zonas comunes o de acceso libre.

  • El puerto: los muelles/astilleros son ocho hangares atlantes, cuatro a cada lado del eje mayor de la isla y con disposición radial, junto al borde de la isla. Están abiertos por su parte superior, aunque pueden ser tapados con toldos para proteger su interior de miradas inquisitivas. El tamaño de los muelles oscila entre los 20 y 40 metros de longitud y los 10 a 25 de anchura, con una profundidad, en todos los casos, de 12 metros. Dos de los muelles (uno a cada lado) quedan en propiedad de la isla y son usados por sus dos knorr.
  • La ronda: es un pasillo amplio y cubierto que rodea la isla dando acceso a los muelles. Mantiene los viejos raíles de hierro del sistema de transporte atlante, aún usados con vagonetas recicladas. Sólo se permite el acceso a los visitantes al tramo de los muelles, quedando los extremos cerrados por compuertas blindadas. En la zona cerrada están los almacenes de la isla. La ronda también da acceso a las galerías superiores que llevan a la plaza y a los anillos inferiores, de acceso privado.
  • La plaza: el centro de la isla es un óvalo abierto de casi tres plantas de altura, desaparecidos tiempo ha el techo y el suelo de los niveles intermedios. Ahora una gran posada de tres plantas y capacidad para centenar y medio de huéspedes ocupa la mitad “sur”, mientras que la mitad “norte” es usada como mercado o zona de reunión y competiciones. Su único acceso es mediante las galerías superiores (mediante escaleras de madera), ya que los antiguos accesos al nivel -1 han sido sellados.
  • Galerías superiores: antiguos pasillos estrechos a ras de superficie que comunicaban torres y puestos de vigilancia, ahora dan acceso a la superficie y unen la plaza con la ronda. Están en su mayor parte descubiertas, como trincheras de dos metros o dos metros y medio de profundidad.
  • La iglesia: la torre “sur” ha sido convertida en un templo, coronándola con una cruz y una campana. Se puede acceder a la torre por una portezuela en el búnker, pero no a los niveles inferiores por el montacargas de munición por culpa de un antiguo derrumbamiento. El culto es muy simple, basado en el cristianismo de Gaïa y formulado por alguien sin formación religiosa (Risian), con una misa al alba sólo para los residentes y otra al atardecer también para los visitantes. Las misas y ceremonias se celebran en la explanada exterior.
  • Nivel -1: el primero de los niveles inferiores está a la altura de los muelles y se accede por pasillos amplios con rieles desde la ronda. Forma un anillo que rodea la plaza y tiene la mayor parte de las áreas comunes de los habitantes de la isla, es decir, cocinas y comedores, salas de entrenamiento y zonas de descanso.
  • Nivel -2: el segundo de los niveles inferiores es el antiguo nivel de cuarteles y es usado como nivel de viviendas. Los barracones más amplios han sido divididos en grupos de una o más habitaciones mediante tabiques de madera. Este nivel queda por debajo de la plaza y tiene estancias a ambos lados del pasillo anular. Los antiguos montacargas no funcionan y sus pozos han sido bloqueados con barricadas, así que la comunicación entre los niveles se hace a través de las escaleras.
  • Nivel -3: el último de los niveles es de acceso sólo permitido a los técnicos de confianza de Risian. La mayor parte está cerrado (las salas de generadores y depósitos de municiones, por ejemplo), usándose el resto como talleres, forjas y laboratorios. Es aquí donde se reparan las armas atlantes y se desarrollan los motores de claudia que dan fama a la isla.

Deja un comentario