Shigatsu wa Kimi no Uso

Shigatsu wa Kimi no Uso, también conocido como Your lie in April, es un manga de Naoshi Arakawa adaptado al anime en veintidós episodios y un OVA por el estudio A-1 Pictures bajo la dirección de Kyohei Ishiguro y guión del veterano Talao Yoshioka. Serie de otoño de 2014, ha tenido bastante proyección internacional y está editada en España por Selecta.

Ángel. Torbellino.

Nos cuenta la historia de Kosei Arima, un chaval de secundaria, prodigioso pianista infantil que, tras la muerte de su madre tras larga enfermedad, no puede tocar el piano por el trauma. Abandonado por su padre, siempre ausente por trabajo (otro que no ha superado la muerte de su esposa), viviendo solo en un chalet enorme, ignorado por los profesores (aunque con trato de favor, con acceso libre al aula de música en horario extraexcolar, no veremos aquí al profesor abnegado más allá de lo exigible), huyendo del mundo de la música sin ser capaz de abandonarlo del todo, Kosei tiene el único apoyo visible de sus dos amigos, Tsubaki Sawabe, amiga de la infancia y vecina, y Ryota Watari, el chaval deportista y ligón.

Todo cambia cuando Tsubaki lo convence para ir a una cita doble: a una chica de su clase le gusta Ryoka Watari y Tsubaki no quiere estar de sujetavelas. La chica en cuestión, Kaori Miyazono, resulta ser un loco y hermoso torbellino de color de la que Kosei se enamora sin remisión. Pero la chica también es violinista y se las apaña, no importa cuántas veces se niegue o cómo se resista Kosei, para arrastrarlo de vuelta al piano. Conoceremos así también a los rivales de Kosei en las competiciones de piano infantiles, cómo marcó el chaval a su generación y lo que supuso su desaparición del mundillo tras la muerte de su madre.

Shigatsu wa Kimi no Uso cuenta bien una buena historia. Se sale del triángulo amoroso clásico para ofrecernos múltiples lecturas: la historia de amor, claro; pero también el auge, caída y resurgir de un niño prodigio, con Kaori de catalizador; de sus rivales y del significado, precisamente, de la rivalidad; de la amiga de la infancia que siente como lo pierde; de la necesidad imperiosa de dejar huella en este mundo cuando notas que el tiempo se agota.

No es, sin embargo, una serie redonda. Tiene altibajos y las escenas donde se regodea en el trauma del chaval pierden efectividad por largas; hay tramas secundarias que aparecen algo forzadas y hay ocasiones en las que se pasa buscando la lágrima fácil. En algún caso parece problema del manga, en otros de la serie. Con todo, la serie salva estos problemas con una buena producción, un gran dibujo (buen diseño de personajes, sobresaliente el uso de los colores), buen trabajo de los seiyuus (espectacular Risa Taneda como Kaori) y por la música.

Esta entrada ha sido publicada en Anime.

Deja un comentario